viernes, 3 de octubre de 2008

La subterránea disputa por homenajear a Allende

El PS versus la Fundación

A cien años de que naciera, su nombre se ha convertido en una codiciada marca que inspira a dos corrientes separadas: la Fundación Salvador Allende, que controla la familia por un lado, y el Partido Socialista, por el otro. Ambas representan las facciones heridas después de las elecciones internas de la colectividad, que llevan el conflicto fuera de la sede y se enfrentan por capitalizar un trozo del ícono más potente de la izquierda chilena. Cada bando hará su propio concierto. Sigue leyendo

2 comentarios:

Marisol García dijo...

Víctor Manuel, Ana Belén y Miguel Bosé como símbolos del arte comprometido. La crisis de la Concertación se ha convertido, también, en un problema estético.

Roberto Carreño dijo...

Ese lobby de los acomodados de siempre (principalmente los españoles Serrat, Serrano, Víctor Manuel y Ana Belén)es una de las cosas más irritantes de la subcultura concertacionista.

¿A cómo se venderán los discursos? Y los lentes gafapasta a 2x1?