viernes, 17 de abril de 2009

El chiste que circula por mail en la Cancillería chilena

Me llegó de rebote. ¿Se imaginan la escoba que quedaría si el diario La Razón de Perú supiera quienes son los remitentes en medio de la disputa fronteriza que se está viendo en La Haya?

La cachetada


En un carro de tren en Europa van, en el mismo compartimiento, un
chileno, un peruano, una gorda muy pero muy fea y una rubia
escultural.

El tren entra en un túnel y se escucha una fenomenal cachetada.
Al salir del túnel, el peruano tiene todos los dedos marcados, con
la cara roja.

El peruano piensa:
"El hijo de puta del chileno debe haber manoseado a la rubia y ésta,
pensando que fui yo, me dio una bofetada".

La gorda piensa:
"El peruano se quiso propasar con la rubia y la rubia lo puso en su
lugar".

La rubia piensa:
"Seguro que el boludo del peruano se quiso propasar conmigo, pero
se confundió y tocó a la gorda, y la gorda lo puso en su lugar".

El chileno piensa:
"No veo la hora de que llegue otro túnel para darle otro aletazo a
este peruano conchesumadre..."

2 comentarios:

t4x0n dijo...

jajaja muy bueno!!

moy dijo...

Muy bueno!!! Sólo que en Perú el chiste me lo contaron hace tieeeempo pero con los protagonistas cambiados. No hay nada nuevo bajo el sol, dicen.