miércoles, 8 de abril de 2009

Periodismo Mochila



Periodismo Mochila


Nuestro medio, nuestra marca, nuestra red social: Notebook + grabador de audio digital + celular + cámara de foto y video + audifonos con mic + cargadores + conexión a Internet + bloc de notas + artes liberales (leer, escribir, pensar)

8 comentarios:

guatakon cabeza dijo...

Estamos destinados como periodistas a ser Juanes Pablos Meneses... Y no es malo aquello.

Emiliano Aguayo dijo...

Un gran acierto de periodista moderno. Si se llevara así la actividad, de otra realidad disfrutaría el gremio.

Manuel dijo...

Yo soy un nerd-geek de primera, pero cada día creo más en que se necesitan periodistas que piensen, pregunte, lean, conversen, investiguen (las artes liberales de Paz). Como escribí en otro lado, si nos quedamos sólo en las herramientas multimedia, podemos tener miles de formas de contar una historia, pero ninguna historia digna de ser contada.

Envidioso sano dijo...

Manuel tiene toda la razón. Para ser Meneses hay que contar buenas historias y no tener el equipo periodístico de Batman...dijo el picao.

Miguel Paz dijo...

@Manuel obvio pues compipa.

@Envidioso sano ¿eres tú Robin? ;)

Emiliano Aguayo dijo...

Cuando la imagen está en el sitio de Miguel Paz y no en el de Yingo, uno ya supone cosas que aquí se dicen como que quedan fuera del análisis. Por supuesto que hay que tener ideas, información e historias que contar, pero muchos se quedan ahí, no avanzan y el periodismo sigue siendo un oficio más que una profesión. Somos profesionales de la información, no poetas malditos. Si no cambiamos esa mirada, claro, nos seguirán (mal) pagando como a poetas maldito del siglo pasado (¿les pagaban?) y no como a profesionales modernos, con contenidos, pero también con muchas herramientas.
Digo, yo.

Miguel Paz dijo...

El tema, querido Emiliano, tiene que ver con que en este oficio-profesión hoy tenemos aún más desafíos que antaño. Si antes bastaba -y digo bastaba a sabiendas que cuesta mucho- con saber escribir y reportear, ahora se requieren más habilidades. Muchas de ellas pueden ser casi una carga, al punto que es natural que uno se pregunte ¿y por qué carajo debo yo saber esto o esto otro? No obstante lo esencial, creo, sigue siendo tener hambre de contar buenas historias y saber responderse a sí mismo por qué uno escoge esta pega. De ahí para adelante, el soporte y estructura de la narración pueden cambiar mil veces y el periodismo podrá seguir siendo imprescindible.
Salu2 y gracias por comentar

Emiliano Aguayo dijo...

Estamos de acuerdo, Miguel.
Sí, hace falta (ah, qué nuevo lo que digo!)un debate, pero en serio y definitivamente cambiar prácticas para volver a ser una profesión que entregue calidad de vida. Muchos periodistas viven de las apariencias, mientras realizan sendas investigaciones o reporteos. No hay relación entre la importancia de la profesión y su status laboral y social.
Y sí, más allá de cuán cultos somos, es momento, quizás, de empezar de cero y cambiar algunas prácticas.
Gracias por el espacio.