martes, 23 de diciembre de 2008

La lista definitiva de regalos para periodistas

¿Qué se le puede regalar a un periodista para Navidad? Obsesivos, lateros, monotemáticos, de tribu, los reporteros no somos presa fácil de agradar, principalmente porque -si somos afortunados- nos pagan por hacer lo que nos gusta, aunque nunca sea suficiente y siempre queramos más noticias y, sin duda, más lucas. Encontrar el regalo ideal irremediablemente está cruzado por lo que hacemos. El periodista de corazón es alguien enfermo, que despierta y se va a dormir pensando en la noticia. A veces se rebela y reniega, en buenahora de tamaña imbecilidad pero en períodos febriles incluso sueña con aquello que está investigando. Al punto que despierta a las tres de la mañana y manotea buscando la libreta porque se le ocurrió un párrafo que HAY que registrar. El reportero de corazón es un tipo despreciable, traicionero, amable, pragmático, odiado, descreído, insubordinado, querido, propasado, irresoluto, respetado, justiciero, infantil, soñador, inconformista, cínico, divertido, estúpido, cariñoso, irritante, temido, venerado, ingenuo, frío, buena persona, mala persona, apasionado. Todo eso junto y más. Pura contradicción. E in-consecuencia. Sí. Alguien insoportable. Como los científicos o los ingenieros de Silicon Valley. Gente endogámica en la mayoría de los casos. Difícil de aguantar, sin horario ni agenda que soporte timings formales porque siempre se está dispuesto a violarlos si surge o se encuentra la oportunidad. Y para peor, enfrentados a una crisis global de paradigma. Y a algo llamado Internet. Una cuestión que nos obliga a conocer "audiencias", "nichos", "participación", "usuarios", "web 2.0", "estructuras narrativas hipertextuales", "economía del link", "curatoría de noticias", "SEO", "escribir para la web", "eyetracking" y otras decenas de conceptos un tanto aborrecidos que llegaron para quedarse, haciéndonos más idiotas que de costumbre. Así las cosas, qué se le regala a un tipejo de estos ¿una maldita corbata? No, señor. Se le obsequian fetiches: objetos útiles para su trabajo y goce diario. Algo así como porno berreta clásico para el onanista perdido. Siga leyendo.



Uno. La cámara de video Flip (arriba). Conocí la Flip gracias a Darío Gallo en un ejercicio en vivo de Perfil.com. El diario argentino estaba cubriendo el juicio de Antonioni Wilson en Miami y Darío decidió comprarle a su reportero en Miami, una camarita Flip para que hiciera grabaciones cortas del juicio. Lo notable es como usaron video de bajo costo para reporteos básicos. La cámarita cuesta unos 180 dólares y tiene la gracia que viene con altavoz integrado y un software para manejar y archivar video y mandarlo por email o subirlo automáticamente a YouTube y donde uno quiera. Se conecta al computador igual que un pendrive y las hay para grabar 60 minutos y 30 minutos. El resultado del ejercicio fue este: Conozca el condominio de Antonini Wilson por dentro
Hasta ahí estábamos sobrados de cariño. Pero hace poco lanzaron una nueva versión de la Flip en formato HD, llamada Flip Mino HD que deja tus imágenes "peinadas para atrás". Por sólo US$230 accedes a la cámara de video de alta definición más pequeña, liviana y más barata del mundo (NYTimes TM). Tiene las mismas prestaciones que la Flip normal pero con imagen de alta definición. Si eres de los que quiere salir a jugar y probar tu lado MichaelMoore-SantiagoPavlovic-CarlosPinto-Sebastián Lelio en formato mtf-pelolais esta es tu cámara. La encuentras en Amazon por US$159. Chame cha!

Dos. Esta venta de pescada es del señor Robert Niles. Yo todavía no me la compro pero siguiendo el hype y confiando en Mister Niles diremos que el iPhone 3-G es una herramienta de trabajo indishhpensable para el reportero 2.0 de estos días. Según Niles "el IPhone se acerca más que cualquier otro teléfono a ser el Santo Grial del periodismo online (...) Una unidad que surfea la web entera, incluyendo audio y video, que te permite actualizar tu sitio web, sacar fotos y enviarlas a la web a la vez que grabas y posteas audio, que aguanta e-mail e incluye un teléfono, que ofrece GPS con mapas y direcciones para ayudarte a encontrar el camino a lo que sea que estés reporteando". El único problema: no tiene cámara de video ni linterna (lo último es muy grave;) y el servicio mensual es carito. Como este no es un enlace patrocinado mejor revisa acá los distintos planes.

Tres. Un curso online del Knight Center sobre herramientas digitales para periodistas (lo tomé, funciona:), un taller en línea de Periodismo.com, o un curso de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Un problema: a todos ellos hay que postular.



Cuatro. Una mochila nerd-cuidoelplaneta-estoymasconectadoquelaxuxa. Ya existe. Se llama Voltaic Converter. Está hecha de una majamama de botellas recicladas pero lo relevante de verdad es que le lleva paneles solares que recargan el IPhone e incluye once adaptadores para conectar otro tipo de gadgets. En la VC además cabe un Powerbook de 17" y tiene espacios diseñados especialmente para los cables de tus audífonos o manos libres. En su sitio web cuesta US$199.




Cinco.
Una libreta Moleskine formato de bolsillo siempre viene bien. Con cubiertas de cartoné de puntas redondeadas, hojas de papel sin ácido, con un pequeño bolsillo expandible hecho de cartón y tela en el interior, y una goma elástica para cerrar. Qué más quieres. A $13.900 aquí. Otra opción, más barata, es la replica Moleskine made in Chile. De hilo azul, cubierta dura y hojas igualmente blancas. A $8.500.



Seis. Libros recomendados por periodistas. Acá hay un montón. Pero para el director de diario que llevas dentro, también tenemos una recomendación especial que nunca pasa de moda. Se trata de El vuelo de la reina, de Tomás Eloy Martínez (Alfaguara). Como escribió un amigo se trata de "la historia de un todopoderoso director de diario que pierde la cabeza por una reportera a la que le dobla la edad"... y ya te imaginarás donde acaba eso. Indispensables del año a nivel local: Siútico, Spiniak y los demonios de Plaza de Armas, Legionarios de Cristo en Chile: Dios, dinero y poder.

Siete. TheMediaisDying. Un twitter que día a día informa de los últimos despidos en el mundo de los medios. Desolador pero necesario. No reportan sobre Chile pese a todos los movimientos en las grandes cadenas de diarios y radios. La suscripción es gratuita.

Ocho. Una suscripción anual de The New Yorker. Otra a The Economist.





Nueve.
Películas. Obvio. Con Villalobos, editor de Bazuca y cómplice del podcast Analízame armamos una lista de películas sobre periodismo y periodistas. Hay de todo. Basura, clichés, frases célebres y uno que otro aprendizaje. Ahí te ves juez. Sigue leyendo mejor. Comentarios incluidos. Esta sección NO es auspiciada por Bazuca pero casi todos los links conducen a su página porque es la única que figura en la primera página de búsqueda de la gran G (y porque fui directo al sitio y encontré todas las películas ahí).

El informante (las tabacaleras nos quieren matar, guaaa)
Enemigo público (estás rodeado maldito y no, los buenos nunca ganan, a no ser que conozcas a Gene Hackman)
La del periodista Stephen Glass (New Republican, mentiroso mentiroso, todavía no conocíamos a Jason Blair)
La julera que sacó Richard Gere hace poco (más conocida como The Hunting Party, inspirada en una historia del hermano de Jon Lee Anderson)
El Periódico. Con Michael Keaton, Robert Duvall y Glenn Close (escena notable de Duvall explicándole al personaje de Close que "nosotros" no somos "ellos", o sea De Niro no te invitará a su fiesta, convéncete). Cuando se estrenó, La Segunda auspició el evento. Pilar Vergara y Cristián Zegers estaban felices.
Capote (1, la más conocida con el genial Phillip Seymour Hoffman, y la 2, Infamous)
Todos los hombres del Presidente (la que te muestran en la U y dices: yo nací para este trabajo y luego te das cuenta que MopGate no es lo mismo que Watergate)
Parallax view
. Acá Mister Warren Beaty es Joe Frady, un periodista indisciplinado pero audaz que sigue la pista de la extraá muerte de una amiga y.... seis de siete periodistas presentes en el asesinato de un senador han fallecido de causas -supuestamente- accidentales. Resultado: full conspiración, paranoia y uno que otro tip que no aparece en el manual de interrogatorio de la CIA.
The sweet smell of success (la gran película de farándula que todo el panel de SQP debería ver, trata de un famoso columnista que usa a un inescrupuloso private eye para romper la relación de su hermana. Pastel)
Good luck and good night, de George Clooney. Trata de un Pato Bañados gringo de los años 50 que decide no aceptar que los Correa y Tironi de su época -Joe McCarthy- le digan qué puede decir y hacer en su programa de TV. Rebelión en el fondo cuidando las formas.

Ciudadano Kane
. Si no viste la peli del Gran Orson Welles no eres nadie. Reprobado. Por más redes sociales que domines. Si Maquiavelo hubiese hecho un filme sobre la industria de medios habría sido el Ciudadano Kane. Xanadú existe en Chile. Así dicen, al menos.
His girl friday
. La periodista Hildy Johnson se ha divorciado de su editor Walter Burns y lo visita por última vez a su oficina para contarle que está comprometida y se casará al día siguiente. Para Walter la idea no es negociable y en una tarde tratará de recuperar a su novia, conseguir una noticia bomba y no volverse loco. Periodistas y parejas. Una relación demencial.
No man's land (esa de los serbios). Manu Leguineche dijo alguna vez que existen tres tipos de corresponsales de guerra: los turistas, que van a la guerra, se sientan en el bar del hotel 5 estrellas a beber whisky y esperan el regreso de sus colegas para reportearlos y escribir "re-cor-tajes"; los fetichistas tecnológicos, que arriban al escenario de conflicto cargados de teléfonos satelitales, gps´s y de un cuantuay pero no reportean; y por último, los de la tribu, los que van a cubrir la guerra no porque les guste sino porque sienten que es su deber y, seamos serios, terminan por hacerse adictos a los que no les cabe en la cabeza quedarse en el hotel o andarse preocupando de pendejadas técnicas. Esta película no trata de ninguno de ellos. Y de todos. En clave tragicómica.
Salvador.
Mister maderfakin James Woods hace tremendo despliegue en este filme de Oliver Stone sobre un reportero-fotógrafo guiri venido a menos que viaja a El Salvador durante la dictadura militar de 1980 y se enfrenta al asesinato del arzobispo Romero. Casi le hacen "huevos rancheros". No diré más, para que quedes metido y la veas.
Jamás besada. Película símbolo de la practicante que no tiene nada que perder. Loser total, su única escapatoria es aceptar una tarea reporteril que nadie más está dispuesto/a a realizar. Onda romántica. Ideal para aquellas que se negaron a hacer un vivencial en un café con piernas.
El año rojo (título original The Year of the Gun, un peliculón con Sharon Stone, joven y rica). Años 70, Italia, Brigadas Rojas, secuestro de Aldo Moro. Este es el escenario en que un periodista norteamericano escribe una novela sobre un hipotético secuestro que, sin querer queriendo, se cruza con un hecho real. Resultado: todos sospechan del reportero y se lo quieren filetear. Igual que en el Informe Pelícano.
Casi famoso. El sueño del pibe. Tener 15 años, escribir de rock para Rolling Stone, vacilar con las bandas y las groupies. Viéndola conocí el concepto de fact checker.
Los Angeles Al Desnudo. Metinedes no fue homenajeado con una película pero el personaje de Danny de Vitto bien pudo acercarse al gran gráfico mexicano, aunque fuese en una negra y torcida clave. En esta peli inspirada en una pulp de James Ellroy, el fotógrafo caza basura interpretado por de Vitto que negocia con la policía para obtener primicias es la exageración en gris del mundo de la difícil reportería de tribunales.
Todo por un sueño. (Yo quiero ser rostro cueste lo que cueste). Un retrato sobre la obsesión por arribar en la tele. Nicole Kidman en una actuación jugada ejemplifica el caso de una periodista dispuesta a todo por triunfar en los medios. Su camino desde la lectura del tiempo es puro ascenso. El manual de como no hacerlo, en la peli.




Diez. Vacaciones!!!!!!!!!

Posdata: Se reciben más propuestas.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

La frase "Network (soy practicante de la UC y quiero ser rostro)" fue un ataque muy barato e injustificado.

De veras que en la Portales (y en otras privadas) no hay nadie que quiera ser rostro.

Carlos Valencia dijo...

Bonita descripción de todos. "Bonita" en ese sentido cínico-periodístico que nos caracteriza. "Cientos de hechos de tu vida no te suceden a vos, sino a un ser que está fuera de tu memoria y de tu carne", piensa Camargo en un pasaje de El Vuelo de la Reina. Otra recomendación: "Amsterdam", de Ian McEwan. También con un periodista metido.
Saludos
CV

Miguel Paz dijo...

Anónimo, pucha era parte de un "brain storming" de películas y se pasó nomás. Me di cuenta denante y lo borré. Pero vamos, ten humor. Asume los estereotipos como parte del juego. Puede ser una oportunidad, cachai? No seas grave. En la Portales yo creo que todos quieren ser rostro. Lo confieso: yo también quiero ser rostro. Y anverso y reverso.
Salu2 y felices fiestas

jpgarnham dijo...

Apoyo a "anónimo", pero acepto las disculpas de MP sólo porque su blog es notable.
Creo que también sería recomendable cualquier temporada de The Wire.

Anónimo dijo...

Disculpas aceptadas.

Felicitaciones por el blog.

evargas dijo...

Muy interesante tu lista.
Yo hice una así inspirada también en Gallo y Nielsen. Me gustó

Vanis dijo...

jaja muy buen resumen de todo lo que necesita un periodista! Feliz Año!