martes, 26 de junio de 2007

La frustrada biografía de Andrónico Luksic Abaroa




Andrónico Luksic Abaroa quedó tan impresionado con las memorias del empresario Milán Platovsky y su desgarrador relato de cómo sobrevivió al Holocausto que decidió hacer su biografía como legado familiar. Para ello, Pilar Velasco, una de las dueñas de Extend, la empresa que le lleva las comunicaciones al holding de los Luksic, contactó a un periodista para que le hiciera la biografía en base a entrevistas.


A lo largo de casi un año el profesional entrevistó al empresario en su oficina sobre su historia empresarial y personal. Al hombre no le gustaba hablar mucho de sus negocios, prefería saltarse el tema o hablar al respecto de modo general. El empresario prefería hablar de aspectos de su vida privada. Lo hacía relajado, sin complejos, directo a la grabadora.


El periodista también entrevistó a la esposa e hijos de don Andrónico. Ellos a diferencia del pater familia se mostraban esquivos, nerviosos con esta idea del padre de contratar una biografía por encargo, pese a que siempre insistió en que sería un libro para la familia que nunca sería publicado.

El "ghostwriter" se iba aburriendo. Don Andrónico contaba las mismas anécdotas que repitió casi de memoria a sus cercanos a lo largo de su vida. También daba su versión de cómo se habían gestado sus negocios, que se contradecía con las versiones que le contaban al escritor en negro los socios históricos del señor. ¿Andrónico te dijo eso?, repetían los hombres fuera de entrevista.
Cada tanto el profesional le enviaba capítulos a Luksic. Finalmente, en algún minuto, hizo un borrador final escrito en primera persona donde quedaba expuesta la historia que Luksic le había contado, más la información aportada por sus socios y familiares. Luksic la leyó pero quizá por pudor pidió que se volviese a escribir el texto pero en tercera persona. En esa época el escritor en negro consiguió otro trabajo y no siguió adelante. Luksic tampoco insistió. Aparentemente, después de leer el primer borrador le perdió entusiasmo a la idea de tener una biografía personal.


Unos años después, tras la muerte del empresario, la noche del jueves 18 de agosto de 2005, su hijo Guillermo Luksic se contactó con el "ghostwriter" para preguntarle por qué no seguía con la biografía. Pero en realidad Guillermo no estaba interesado en que terminara el trabajo. Era su excusa para pedirle las cintas con las entrevistas grabadas de don Andrónico, que el profesional aún tenía en su poder. Nunca le ofreció dinero ni él lo pidió. En vez de eso, Guillermo Luksic envió a Edmundo Eluchans, abogado que veía los temas privados de la familia, a reunirse con el periodista. En un café de Providencia le pidió las cintas. Él le dijo que estaban en su residencia; en ese mismo instante recibió un llamado de su casa para decirle que había un chofer de los Luksic esperando en la puerta por el material. La caja de zapatos con las cintas grabadas le fue entregada al hombre por la nana. Así quedó guardada bajo siete llaves la biografía de uno de los hombres más ricos y poderosos del país.

*Artículo breve de mi archivo de notas publicadas con anterioridad.

4 comentarios:

Angélica Bulnes S. dijo...

Bien espeluznante tu historia.

Miguel Paz dijo...

Y bien real, faltó decir. Lo bonito sería conocer qué pasó con las biografías que otros grandes empresarios se mandaron a hacer y quedaron en el camino. Estoy seguro que más de uno de tus asiduos comentaristas de El Medio Blog, anduvo de "ghostwriter". Algún día lo contaré.
Salu2

alvaro dijo...

¿Y alguien escribió la de Ernesto Ayala? Por lo menos en Emol ya le hicieron su respectivo especial. Vamos, que se vienen las de Gonzalo Vial y la de Eugenio Heiremans. ¿Y la de Dunny? Esa se espera con bombos y platillos...Best Seller!
Saludos, Miguel!! Y felicitaciones por tu trabajo.

MV dijo...

Bien espeluznante la verdad!
Pasado a oscurismo todo en Chile, no?
Me queda dando vueltas la duda... qué hubiera pasado si el periodista se niega?? Plata? O chofer tiene una con silenciador?... Porque de ese estilo me imagino a todo el equipo (familia ocultista, abogado, chofer... trajes grises, anteojos oscuros, sangre fría :O)
...