miércoles, 5 de septiembre de 2007

Explota, explótame, explo




Copano, Nicolás lanzó este sitio web llamado Explodi. Está en fase beta o de testeo aún pero ya amenaza con pequeñas bombas noticiosas. De momento se puede decir que Explodi "es una red social de noticias sociales donde todo el mundo puede publicar". Un medio colaborativo, de contenidos propuestos por los usuarios-consumidores-publicadores y rankeados por los ídem.
Cito a este mocoso hiperventilado y con piduye creativo que es Copano (21 años tiene el nene) "Explodi está construido en base al código fuente de Menéame, que ha sido liberado en código abierto y también está inspirado en el popular sitio norteamericano Digg.com".
La diferencia con ambos servicios es que Explodi es 100% de contenidos chilenos. Y bien teen-pokemón-pelolais-elantro-emo por lo que veo en el sitio. Independiente de eso lo notable es que el proyecto que ya está andando y es la punta de lanza de otras cosas muy interesantes que me ha contado Copano... a las que todavía no puedo referirme. Tengan paciencia. Por ahora empiecen a explotar en Explodi.

Actualización:

A los cinco minutos de postear esto, me llega un mail de Copano pidiéndome que también le dé créditos por el proyecto a sus socios. Dice:

Ey Mike, le puedes agregar que Cristian Fuenzalida (AKA Dr. Phaser), la gente de porlaputa.com y GOU Infotaiment (la empresa de contenidos de Nicolás Copano) esta lanzando Explodi!

Eso, se te agradece.
Salu2


3 comentarios:

Nicolás Paolo Patricio Copano Vera. dijo...

Si pues. Es muy barsa andar dandoselas de dandy, cuando el trabajo es de esas bestias!

Atentos a GOU!

Luis Argandoña dijo...

está bueno.
es como www.truemors.com, pero chileno.
hay que ponerle ojo a experimentos 2.0 "social networking", mini-periodismo colaborativo y abierto. Algunos han funcionado y otros dan pena. Y todavía no entiendo qué hace la diferencia. veamos qué pasa con esto.
saludos.

Miguel Paz dijo...

La diferencia, creo yo, pasa por acotar y simplificar a lo Google, entre muuuchos otros factores que -ojo- tampoco aseguran el éxito. Tampoco es malo tener una cuota de suerte.