viernes, 23 de enero de 2009

Jorge González y "los muchachos"

Ayer por la tarde el músico y ex líder de Los Prisioneros escribió un largo posteo en su fotolog relativo a un artículo publicado en El Mostrador sobre los años que vivió en Nueva York junto a Verónica Vega, una de las hijas del general (R) Ramón Vega, quien estás procesado y bajo prisión preventiva por recibir un monto aproximado de US$ 2,8 millones de comisión en la compra de 25 aviones Mirage. En la nota no se hace mención alguna a que su pareja haya financiado de alguna forma al talentoso músico, pero González igual sintió que la cosa iba por ese lado: "Lo feíto es que vengan con que me compré los instrumentos con plata del fisco. Puta, soy mas honrado que ocho", escribió.


El compositor de canciones de culto además dice que en estos días ha recibido muchas peticiones de entrevistas por temas extramusicales -como el lanzamiento de Mi vida como Prisionero, las melodramáticas memorias de Claudio Narea; y la antigua relación con la hija del general Vega- que no le interesa contestar porque no revisten "ningún atractivo para mi, aún sabiendo que significa que cualquier calumnia o injuria va lentamente a ser repetida de un diario a un portal, de una radio a un programa de copuchas y puede pasar a ser la verdad en la cabeza de muchas personas".

Sin embargo, con mucho sentido del humor y ciertas analogías futboleras, González deja espacio para comentar la nota ("La dolce vita de Jorge González con la hija de Ramón Vega en Nueva York"): "Los muchachos del "El mostrador", que son un muy buen portal, dicho sea de paso, vieron la pelota dando botes solita en el área y, ¿cómo no patearla al arco desguarnecido?. Se mandaron una nota en la que queda que me compré mi estudio, mi protools, mis queridas máquinas digitales (que es cierto son muy bacanes), con la plata que parece se robó el viejo sinverguenza ese, que esos milicos son muchos así o que me di la vida del playboy (como sueñan tener muchos y pocos tenemos la suerte), de puro "rockeros talentosos" o lo que sea la cueva que me tocó encarnar, en ciertos momentos vivir y, si señor, confieso que he vivido".

"Fair Play para ellos, quién resiste una historia tan pintoresca, pero para que los jueces no me vengan a tocar el timbre, aclaro que en mi relación con la iñora esa que anduve un rato, el que se ponía era yo, que para eso había vendido a mis 30 años de edad, mas de un millón de discos y tocado en mas de 10 países, el muy picante mas encima botado a "neoyorkino" departiendo con los chilenos de mi edad de Manhattan de comienzos de los 90 que, oh sorpresa, no provenían precisamente de La Legua. De hecho, medio me calzaron a mi en esos amoríos con varios palos, pero bueno, tampoco voy a llorar por perder plata, sin la música sería cualquier cosa, hasta quizá tendría que buscar pega", dice poniendo el punto sobre las íes para luego profundizar sobre el libro de Narea. Pero ese es otro tema.

1 comentario:

Patricia R. dijo...

JORGE NO TUVO UNA RELACIÓN ASÍ NOMÁS CON LA IÑORA ESA, HIJA DE VEGA, EL SE CASÓ CON ELLA. ANTES SE CASÓ CON JACQUELINE FRESARD, HIJA DE UN SUBSECRETARIO DE ECONOMÍA DE PINOCHET.