lunes, 19 de noviembre de 2007

Moisés Naim: Chavismo versus chilenismo

Mi fiel amiga autoexiliada en Madrid manda señales de humo. Les copio lo que dice sobre una columna de Moisés Naim:

Según la columna de ayer de El País, América Latina experimenta en la actualidad una profunda fractura ideológica, la que se ve representada por dos categorías claramente visibles: el chavismo vs el chilenismo . Serían las variaciones de estos dos enfoques las que chocan permanentemente en nuestra región. Y se agrega que, a pesar de que el chavismo es un modelo probadamente fracasado, sus preceptos logran entusiasmar a una gran mayoría; mientras que el chilenismo, pese a ser "exitoso, y sumamente eficaz en combatir la probreza, profundamente democrático y progresista, sólo logra entusiasmar a menguadas minorías".... mmmmm... que cada quien saque sus propias conclusiones. Lo que no me extraña es que, con afirmaciones como ésta, surja en algunos chilenitos patiperros la idea, provinciana y snob, de que "somos distintos" al resto de los latinoamericanos y de que lo pregonen sin vergüenza cada vez que surge el tema en alguna discusión.

2 comentarios:

Julio dijo...

No solo patiperros. Hoy en la mañana Naim fue entrevisatdo por Vetrgara y Hoffmann en Duna. Lo interesante es que el concepto "chilenismo" no tiene que ver con los chilenos, sino con el antes llamado "Consenso de Washington".

Lo que resulta interesante es lo consistente de esta teoría con la columna de Ascanio Cavallo en la Tercera del Domingo; donde justamente, plantea que el principal enemigo del TC Chavez, es justamente Chile.

Tomás de Rementeria dijo...

No me cabe duda que Chavez busca atacar a Chile, representa la antitesis de su modelo de control autoritario y economia centralizada, en cambio Chile tiene una democracia que a pesar de sus pifias es de las mejores de America y un nivel de vida que no tienen en casi ni un lado de Latinoamerica (y muchisimo menos en Venezuela). Por eso Chavez va buscar atacar Chile se acabo la luna de miel se aburrio de conseguir dominar la politica de aqui (como ya lo hace en Bolivia, Guyana y Nicaragua y en menor medida en Ecuador).
Saludos
Tomás